• Óscar Arroyo

‘Lo nunca visto’: deconstruyendo La Caleta


Fotografía: Ignacio Ysasi

La primera vez que tuve noticia de José Troncoso fue observando el cartel de la obra El triunfo de la mediocridad, de uno de los mayores artistas distópicos de por aquí, Carlos Atanes. Me pregunté quién era ese actor con cara de niño y ojitos verdes como el apio de las lentejas. Andaba actualizándome con los “Ciclos Atánicos” pero no tuve la oportunidad de verle actuar.


Las princesas del Pacífico se estrenó hace ya casi cinco años en la tristemente desaparecida Sala Kubik Fabrik (Madrid) y había generado mucho “ruido” en las redes sociales. Todos querían ser princesas… Allí que se nos fue la actriz Paula S. Valluerca a navegar con el primer proyecto de La Estampida Teatro. Entusiasmada quedó, como puede leerse en su reseña. ¡Cómo no si comparte con Troncoso el haber estudiado en la Escuela de Phillipe Gaulier y la pasión por el clown!


Conocimos con mayor profundidad a José en la entrevista que concedió a Alejandro Butrón, actor y autor paisano suyo, y ya no perdimos de vista su labor creativa.


A Alicia Rodríguez tuve la ocasión de descubrirla en Encrucijada o nihil novum sub sole de Borja Roces y me encantó como actriz. A Belén Ponce de León de nada; ahora sí, inmensa en el teatro y en el cine. No se pierdan la película Jaulas con otra grande, Estefanía de los Santos. Ana Turpin me sonaba de cine y televisión, pero llevaba yo unos cuantos años desconectado de estos medios…


En 2017 presentan a la prensa Lo nunca visto en Espacio Guindalera, otra maravilla de sala madrileña diezmada por la crisis. Regreso a verla al Gran Teatro Falla y nada ha cambiado, o no me he dado cuenta, porque la obra ya era perfecta en su preestreno.


Últimamente y con el poco teatro que veo, con el poquito teatro que llega a la provincia, aún más con los confinamientos varios, no quiero ver actores ni actrices interpretando, quiero intérpretes que SON sus personajes. Y no quiero que me cuenten historias, quiero VIVIRLAS. Y eso sucede con Lo nunca visto.


Fotografía: Ignacio Ysasi

Troncoso aprendió bien la lección de Philippe Gaulier: “Nos reímos de tu bella humanidad como idiota, no nos reímos de tu gag, nos reímos de tu humanidad”. Sus princesas y, ahora, sus actrices, son juguetes rotos, mujeres fracasadas, personas desesperadas, a las que envuelve con tal ternura que resulta imposible no amarlas. Porque todos tenemos algo de ellas tres; de sus imperfecciones, miserias, sueños, decepciones… José apuesta, arriesga y gana, domina el género humorístico con inteligencia y mucho cariño a este trabajo colectivo. ¡Y qué sanador que nos recuerden que todos nos merecemos una segunda oportunidad!


La sinopsis la puedes leer en Internet. Belén es un remedo de Alicia Alonso o cualquier otra diva bailarina. Dota de una corporeidad extraordinaria a la profesora que se sabe desahuciada. Le acompañan talento y físico y una mirada que dan ganas de retirar la tuya si estás viéndola trabajar de cerca; da miedo su verdad. Alicia es la actriz que te preguntas, ¿siempre va a ser secundaria? Aunque todos conocemos extraordinarios intérpretes secundarios en este país. ¿Cuándo le dará Troncoso la oportunidad de ser “la más grande y la más guapa”?. Bueno, ya lo es porque hace lo que le propone el director y sospecho que va más allá. Es tremenda en su capacidad de transformarse y transmutarse en sus personajes, en este caso en la caletera. Ana… De buena actriz y “chica guapa” de la tele al papel opuesto: una yonki sucia y mal encarada, que discurre del odio y la rabia al mayor desvalimiento con armas de gran actriz. Capacidad de drama y comedia van unidos en ella y en sus compañeras.


La escenografía sencilla y elegante de Juan Sebastián Domínguez (telón casi caído y barra de ballet), junto a la iluminación y banda sonora, un vestuario de Miguel Ángel Millán premeditadamente vistoso y chistoso (por favor, José, ¿algún día encontrará el zapato? Te juro que me pone de los nervios…) y una banda sonora explosiva, elegida con genialidad para arropar a los personajes, "redondean" la pieza.


Vayan a verla. Los fantasmas de Lo nunca visto ayer se quedaron por La Caleta, El Pópulo, Mentidero... Pero los personajes seguirán en la carretera.


LO NUNCA VISTO

Dirección y dramaturgia: José Troncoso

Intérpretes: Alicia Rodríguez, Belén Ponce de León y Ana Turpin

Productor ejecutivo: Kike Gómez

Escenografía: Juan Sebastián Domínguez

Vestuario y caracterización: Miguel Ángel Milán

Diseño de cartel y gráficas: Marcos Moreno

Iluminación: Juanan Morales

Fotografía y vídeo: Susana Martín

GRAN TEATRO FALLA. CÁDIZ


Visto el 4 de noviembre de 2020


#CríticaTeatral #ÓscarArroyo #GranTeatroFalla #Cádiz

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now