• Laura Garmo

'No soy tu gitana': Rompiendo estereotipos.




No soy tu gitana, esa gitana construida por las mentes de los poderosos: hombres, blancos, católicos… Esa imagen que compone Cervantes en 1613 con su novela La gitanilla y que ha servido de modelo para crear a “la gitana” en obras posteriores y que, sin duda, llega a nuestros días. Ese estereotipo de la gitana que roba y de la que no te puedes fiar, que llevamos tatuada en nuestras mentes desde pequeños y que tanto afecta a la vida cotidiana de estas mujeres. Esa gitana hermosa, fiera y provocativa como la Carmen de Bizet que lleva a los hombres a la perdición y que por celos se justifica su asesinato. Cuántas narrativas a nuestras espaldas defendiendo la violencia de los hombres a las mujeres…


Silvia Agüero no es esa gitana y así nos lo hace saber a través de este monólogo que trae al Teatro del barrio de la mano de Pamela Palenciano, con la intención de deconstruir la imagen pública de las mujeres gitanas.


La obra hace un repaso por los hitos históricos que van formando culturalmente la imagen de la gitana. Comienza con María Cabrera que es considerada la gitana española más antigua de la que se conoce el nombre. Estos primeros gitanos y gitanas, que llegan a España en el Siglo XV, inicialmente fueron bien recibidos pero pronto se irá construyendo en torno a ellos una imagen de desprecio que desencadenará en 1749 uno de los hechos históricos más lamentables de la historia de España, el intento de exterminio de las gitanas y los gitanos españoles conocido como La Gran Redada.


Y de aquellos barros, estos lodos.


Actualmente, el antigitanismo es frecuente en la sociedad española, creo que no soy la única que ha oído el típico comentario “Yo no soy racista, pero los gitanos… los gitanos es que no se quieren integrar”. Lo primero, sí eres racista y lo segundo ¿cómo integrarse en una sociedad que te desprecia, que te señala, que se agarra bien el bolso cuando pasas a su lado?


Y ante esto, ¿qué hacer? Silvia Agüero, desde el humor, nos invita a echar maldiciones, que quizás no sirvan para luchar contra el poder, pero al menos desahogan.


No puedo negar que en la primera parte de la función percibí cierto paternalismo del público hacia Silvia. Esta cosa que nos pasa, a veces, a las personas blancas que creemos que aquel que está en una posición de discriminación respecto a nosotros necesita de nuestra protección… y esto se tradujo en cierta sobreactuación por parte del público. Sin embargo, a mitad de la obra todo esto cambió. Esos espectadores entendieron que Silvia no necesita nuestra aprobación, ni nuestra protección, ni nuestra ayuda, que no nos necesita para brillar, para ser poderosa en el escenario, que es capaz de hacernos reír sin forzar, de emocionarnos, de engancharnos a su discurso y hacernos reflexionar. Ella y el resto de gitanas y gitanos solo necesitan nuestro respeto. Y a esto nos invita esta obra, a que sigamos trabajando en esta ardua tarea que es descolonizar nuestro subconsciente.


Nüll García dirige brillantemente No soy tu gitana y participa junto a la intérprete en la dramaturgia. Un equipo artístico compuesto totalmente por mujeres en el que destaca el espacio escénico diseñado por Aylin Vera que juega a la perfección con esta propuesta cargada de humor, palmas, luces y sombras.


Como dice la propia Silvia Agüero junto a su marido en su blog Pretendemos gitanizar el mundo: “Hacen falta épicas narrativas para contrarrestar el espejo deformante a través del cual los payos nos habían hecho mirarnos” y por eso es tan necesario más obras como esta, más voces como la de Silvia Agüero en el teatro.



NO SOY TU GITANA

Intérprete: Silvia Agüero Dramaturgia: Silvia Agüero y Nüll García Dirección: Nüll García Trabajo actoral: Pamela Palenciano

Consultoría y traducción: Nicolás Jiménez Diseño de escenografía: Aylin Vera Ramos (Sawustudio) Diseño de Iluminación: Beatriz Franco Diseño de Vestuario: Almudena Bautista Espacio sonoro: Pamela Palenciano Producción artística: Ana Belén Santiago Producción ejecutiva: Lucía Rico Dirección técnica: Antonio Sánchez Comunicación: Paloma Fidalgo Fotografía: Laura Ortega Video promocional: Mi moto alpina Diseño de cartel: Jacobo Gavira

Una producción de Teatro del Barrio en colaboración con Pretendemos Gitanizar el Mundo.

TEATRO DEL BARRIO.MADRID


Visto el 25 de mayo de 2022


#CríticaTeatral #LauraGarmo #TeatroDelBarrio #Madrid