• Nacho León

'Las palabras de la carne': Teatro que te grita a la cara


Las palabras de la carne

Surge Madrid, en su edición de 2021, vuelve a darnos la oportunidad de acercarnos a montajes atípicos, formas multidisciplinares, experimentales, y con riesgo. Y esto siempre suma. Las palabras de la carne es una pieza que combina el teatro de texto, la danza, los audiovisuales y la música en directo para reflexionar sobre nuestras raíces, nuestra cultura y orígenes, y nuestros sentimientos encontrados hacia ellas. Y la firma la compañía Viviseccionados, que tuve el placer de conocer a través de su fantástica La patética historia de Niño Piña, y que sigue apostando, de la mano de su alma mater José Andrés López, por romper barreras, salirse de lo esperado, explorar, investigar, transgredir y fusionar.


José Andrés vuelve a traernos un texto rico, denso, con carga de profundidad en cada palabra, huyendo de la convencional, a través de la reflexión y las invectivas directas y contundentes hacia el espectador, revistiendo además el espectáculo, desde la codirección junto a Virginia Rota, de una estética potente, rotunda por momentos, apabullante, que golpea sin descanso con la imagen y la palabra a un público que asiste impertérrito y queda noqueado. Cierto es que el texto bordea lo pretencioso, jugando peligrosamente en el límite entre la reflexión y la lección moral, frontera difusa en muchos compases. Además, el ritmo vertiginoso en el que se suceden las arengas y discursos, en buena parte del espectáculo, dificulta su comprensión, pudiendo llegar a saturar ante la imposibilidad, no ya de asimilar, sino de aprehender tal cantidad de información en tan poco espacio de tiempo.


La estructura del espectáculo es atípica, con dos partes bien diferenciadas: en la primera, con mayor carga textual, íntima y cercana en la que tres hermanos sacan sus miserias, las airean y se las lanzan a la cara, durante el funeral de uno de sus progenitores. Poco a poco nos damos cuenta de lo alegórico de estos caracteres, yendo más allá de unos personajes al uso, representando cada uno las diferentes posturas que la sociedad adopta con respecto a su pasado y el legado que nos dejan nuestras raíces. Este esquema escénico, sin embargo, se rompe a partir de un punto, en el que lo corporal, la danza y lo performático inundan la escena, en un torbellino de movimiento, luz y sonido, que barre por completo el planteamiento anterior, dejando al respetable con un cúmulo de sensaciones contradictorias.


En el campo interpretativo, el elenco se desarrolla con solvencia, aunque existen algunos problemas de articulación y/o proyección en ciertos momentos, por desgracia tendencia muy habitual en el teatro de los últimos años, en la que tiende a trasladarse un lenguaje íntimo hiperrealista propio de lo audiovisual a la escena, sacrificando la proyección de la voz y llevándola a unos niveles de susurro difícilmente audibles para la audiencia. Sin embargo, la parte íntima acaba arrasada por ese huracán que es Alessandra García, que a través del baile y la palabra, con una energía desbordante, se come la escena, la zarandea y la tritura.


Con todo, Las palabras de la carne, es un espectáculo que se disfruta, que da que pensar, que te revuelve y te confronta, que te grita a la cara y te deja en shock. Es una apuesta más de Viviseccionados, que pisa fuerte en su aventura escénica por la transversalidad.


LAS PALABRAS DE LA CARNE

Autoría y dramaturgia: Jose Andrés López

Dirección: Jose Andrés López – Virginia Rota

Interpretación: Elena Esparcia, Alessandra García, Carlos Gorbe y Jose Andrés López

Diseño de iluminación: Jorge Colomer

Técnico: Antiel Jiménez

Diseño de escenografía, vestuario y atrezzo: Jose Andrés López y Virginia Rota

Creación audiovisual, fotografía y diseño gráfico: Virginia Rota

Música original y espacio sonoro: Carlos Gorbe

Coreografía: Luz Arcas

Comunicación: Amanda H C – Proyecto Duas

SALA CUARTA PARED. MADRID


Visto el 29 de octubre de 2021


#CríticaTeatral #NachoLeón #CuartaPared #SurgeMadrid2021 #Madrid

33 visualizaciones