• Nacho León

'#LaIRA': Adentrarse en la mente de jóvenes psicópatas


¿Qué hay en la psique de un asesino? Al ser humano siempre le ha fascinado la mente de los psicópatas. Nos produce estupor, y a la vez una innegable curiosidad, a veces rozando lo morboso, el observar y tratar de comprender cómo funcionan los mecanismos que llevan a ciertas personas a saltarse lo establecido, navegar por lo escabroso, y abrazar el lado más oscuro del comportamiento humano. El éxito de series como Mindhunter, Dexter o Inside de Criminal Mind, no es sino un reflejo de esta atracción, salpicada de rechazo y desprecio, que nos produce un universo que provoca emociones duales, antagónicas, pero a la vez inseparables. Si a todo esto, le sumamos que la mente que maquina las atrocidades más abyectas es la de una persona joven, o incluso un niño, la fórmula se vuelve explosiva.


#LaIRA es un espectáculo de teatro documental que narra trece casos reales de crímenes perpetrados por jóvenes psicópatas. Ahí es nada. El texto, nace de un proceso de investigación llevado a cabo por los propios intérpretes, en una creación colectiva capitaneada por el director, José Martret, en el que los jóvenes actores y actrices se han sumergido en las crónicas y sucesos de los casos que inspiran la obra, que posteriormente interpretan. El conjunto, resulta un impactante retrato de historias paralelas con trágico final, que no deja indiferente a nadie.


Martret, consigue enlazar el trabajo de estos artistas configurando un espectáculo sobrio, impactante, sencillo pero eficaz. El director, sabe sacar el máximo jugo a un elenco novel, explotando sus peculiaridades y jugando la juventud a su favor. Asimismo, el concepto escenográfico resulta impactante y sugerente, aunque quizás resulta algo desaprovechado en las enormes posibilidades que ofrece, quedándose la mayor parte del tiempo como un marco recio, acorde con la crudeza del tema de la obra, pero con el que nos queda el regusto de que se podría haber jugado más.


El elenco, tremendamente joven, (provenientes de la escuela de formación actoral de Raquel Pérez, la mayoría en pleno proceso de formación), se deja la piel en el escenario. Pese a las lógicas limitaciones interpretativas, el grupo defiende el texto y la propuesta con uñas y dientes, realizando un trabajo limpio, medido, fluido, y con mucho corazón, regalándonos un montaje en el que desnudan su alma, entregándonos el fruto de su investigación y su esfuerzo, incluso su punto de vista sobre el proceso vivido, y un grado de implicación que es de agradecer.


Sí se echa de menos una mayor presencia narrativa de la iluminación y el espacio sonoro. Las luces resultan excesivamente planas y crudas, que si bien puede ser un efecto buscado, en aras de aportar una frialdad propia del tema tratado, a la larga resta matices y profundidad estética a la propuesta. Asimismo, el espacio sonoro resulta testimonial, limitándose a ciertas músicas y contados ambientes, que sumados a la iluminación, dejan la puesta en escena excesivamente desnuda. A pesar de todo, el conjunto no chirría, y resulta armónico en su sencillez.


En #LaIRA, el regusto es amargo, doloroso, y nos enfrenta como sociedad a la sensación de que podríamos haber hecho más. No todos los jóvenes que sufren abusos acaban teniendo actitudes psicópatas o criminales, pero sí es cierto que la mayoría de los casos de criminalidad a edades tempranas vienen precedidos de un historial de abusos y maltrato sufridos desde niños. Y esto, nos hace sentir que todos somos un poco responsables de colaborar, por acción u omisión, a crear un caldo de cultivo idóneo para que se desaten las bestias. #LaIRA no nos deja mirar hacia otro lado, enfrentándonos con nuestros demonios más oscuros, obligándonos a reflexionar y a debatir con nosotros mismos y con nuestro modelo de sociedad. Solo por eso, #LaIRA, ya es un gran triunfo.


#LaIRA

Texto: creación colectiva Dirección: José Martret Concepción del proyecto: Raquel Pérez Formación Actoral Intérpretes: Candela Arestegui, Lucía Arestegui, Albino Hernández, Ana Lucas Alba Rico y Julieta Toribio Dramaturgia: Candela Arestegui, Lucía Arestegui, Belén Écija, Albino Hernández, Ana Lucas, Alba Rico y Julieta Toribio Ayudante de dirección: Alba Rico Diseño de iluminación: Paco Ruiz Ariza Diseño de espacio sonoro: Daniel Jiménez Zuniaga Diseño espacio escénico: Inés Ruiz de la Prada y Julieta Toribio Vestuario: Candela Arestegui Coreografía: Laura Delgado Coach actoral: Raquel Pérez Dirección de producción: Jesús Cisneros Cartel: Antonio Martos Producción: Descalzos Producciones

TEATROS DEL CANAL. MADRID


Visto el 16 de enero de 2021.


#CríticaTeatral #NachoLeón #TeatrosDelCanal #Madrid

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now